VERDADES SOBRE LAS PROTESIS DENTALES

Aunque muy usadas, es poco lo que se sabe del cuidado de las prótesis dentales removibles. Existen aún muchos mitos sobre el tema. ¿Es natural que las prótesis se muevan?, ¿duran el resto de la vida?, ¿qué hacer cuando causan lesiones, pegarlas o cambiarlas?.

Las prótesis restauran la anatomía dental sustituyendo las piezas que ya no están en la boca a causa de un accidente, porque genéticamente no se formaron o por una pérdida producida por caries o una enfermedad periodontal. Además de los beneficios estéticos y en la autoestima que traen consigo, se utilizan para recuperar la funcionalidad en la masticación, la deglución, la fonación y la respiración.

Existen varios tipos de prótesis: removibles o fijas, parciales o totales. “Según la retención también pueden ser dentosoportadas, es decir, que se soportan en los dientes vecinos cuando hay otras piezas dentales naturales; mucosoportadas, que se sostienen de tejidos de la encía, el reborde alveolar, el paladar o el piso de boca; y otras combinadas conocidas como dentomucosoportadas, que se soportan tanto de dientes como de tejidos. Y los implantes”, explica Alejandro Vásquez, odontólogo de la Universidad de Antioquia.

No debe estar suelta

“La idea es que sea cómoda para el paciente, el hecho de que tenga una buena retención le permite a él masticar, sonreír y hablar sin miedo de que se desaloje. Esto depende de un buen diseño, que debe seguir unos pasos y un protocolo específico para el paciente, de acuerdo con su anatomía”, agrega Vásquez.

¿Qué hacer?

Aunque es cuestión de cuidado, los profesionales calculan que las prótesis removibles pueden durar cinco años. Con el tiempo se puede perder tejido de la encía y, por ende, se pierde retención. También pueden desajustarse si se duerme con éstas, pues la presión constante en los tejidos produce inflamación y como consecuencia cambios en las prótesis.

Lo primero que debe hacerse es acudir al servicio odontológico para que el profesional evalúe su estado. “Si se mueven puede ocasionarse un daño en los dientes vecinos o en los mismos tejidos. Por eso es muy importante que queden fijas y que el paciente se sienta cómodo, que no le tallen, que no le duelan”, añade el odontólogo.

FUENTE: universidad de Antioquia